Viernes, 02 Febrero 2018 00:05

No le cortes las orejas ni la cola a tu mascota

No le cortes las orejas ni la cola a tu mascota Foto: Internet.

Razas como el dóberman, pit, rottweiler, pitbull, schnauzer, pincher, terrier, chihuahua y hasta poodle han sido las víctimas de sus propios dueños pues ellos mismos decidieron con la "ayuda" de un veterinario, cortar, o mejor dicho, amputar sus orejas y su cola, solo por un tema estético sin saber a ciencia cierta los peligros de esta práctica. 


Por que no hacerlo


No se trata de cortes sino de amputaciones

Dicen que es un corte pero realmente es la amputación de la cola (caudectomía) y de las orejas donde se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos además de la piel.

Se cortan las uñas y/o el pelo como parte de la limpieza, esto es muy diferente. 


Es sumamente doloroso y traumático para la mascota

Los veterinarios que aceptan hacerlo aplican una anestesia local, y amputan los cinco primeros días de nacido. Con el argumento de que ese tiempo es menos susceptible de dolor. Mentira. 

Sin embargo se sabe que criadores no la utilizan, y someten a la cría a un dolor insoportable; lo mismo ocurre con la amputación de orejas, es un procedimiento que se caracteriza por un abundante sangrado y un post operatorio muy doloroso para la mascota.


La cola del can es la continuación de su columna vertebral.

La cola es como su timón. Al correr, girar y hacer ciertos movimientos el animal necesita de la cola. Y si se la amputan es más difícil que mantenga su equilibrio. 


La cola y las orejas son vitales para la comunicación del perro. 

Además de la comunicación oral (ladridos, gruñidos, gemidos, etc), el perro envía mensajes a otros perros a nivel físico y humoral (olores). La posición de las orejas y el movimiento de la cola transmiten información importante para socializar con otros animales.


Las malas operaciones y/o manejos posoperatorios pueden causar hasta la muerte del perro.

Como son heridas abiertas, las infecciones por mutilación de cola podrían llegar hasta a nivel de los huesos y comprometer la columna. En ocasiones graves, el perro podría sufrir de septicemia (infección generalizada) y fallecer.


Violencia animal

Y como si cortar las orejas y la cola fuera poco, Esterilizados.com también se ha enterado de otras prácticas violentas como: cortar las cuerdas vocales, dizque "para que el perro no ladre mucho", los dejan mudos incapaces de comunicarse. 

Los gatos tampoco corren con suerte y el corte de uñas termina siendo una amputación de sus garras, pues se corta desde la primera falange de cada dedito, trayendo como consecuencia una deformidad en sus patitas. 

Así que antes de resaltar "la estética" planteada por el paso de los años, lo mejor y más coherente es respetar la fisionomía con la que nace esa pequeña "bolita de pelos" que te acompañará en varios años de tu vida para escucharte con sus lindas orejas y menearte su larga cola cuando llegues a casa.

Por: Agencias.
Visto 88 veces