Lunes, 06 Noviembre 2017 15:23

Finísima persona, Dante Delgado apoya a RMV

  • Aseguró en Puebla que lo que se dice de Moreno Valle no sirve y son los hechos los que deben importar

Dante Delgado Rannauro, actual dirigente del partido Movimiento Ciudadano estuvo en Puebla hace unos días. El viernes 27 de octubre, declaró: “Lo que se dice de Rafael Moreno Valle no sirve y son los hechos los que deben importar al hablar del  panista y aspirante presidencial”.

Según el portal e consulta de esa fecha “al responder sobre los señalamientos contra el exmandatario poblano de ser omiso ante el crecimiento del robo de hidrocarburos y propiciar el endeudamiento del estado, Delgado Rannauro sostuvo que las percepciones que se tiene son subjetivas  y no sirven”.

Agregó: “Lo que se dice no sirve, lo que son los hechos es lo que vale… el día que todo el país tenga un avance como  el que ha tenido Puebla en los últimos años, vamos a lograr un avance sustantivo”.

Por su parte, la Jornada de Oriente, informó el mismo día que el dirigente nacional del MC, Dante Delgado, aseguró que Rafael Moreno Valle Rosas fue un gobernante “altamente eficaz” y es “uno de los candidatos sólidos que tiene el Frente Ciudadano por México”, que MC formó con el PAN y el PRD para las elecciones de 2018.

Por lo anterior, se ve que don Dante Delgado no conoce Puebla y menos lee las noticias. Lo invitamos a que viva en Puebla unas semanas para que perciba el índice de violencia e inseguridad que se vive en el estado, herencia de Moreno Valle Rosas.

Sin duda, don Dante es una finísima persona. Hay que leer su tormentoso pasado. Aquí una pequeña clase de lo que es objetivo y de lo que sí sirve.


LA HISTORIA DE DANTE DELGADO

El periódico La Jornada, de fecha  18 de diciembre de 1996, con el título “Durante años se desdeñaron acusaciones que le hacía la oposición. La historia de Dante Delgado Rannauro es una típica historia del sistema”.

Y agrega el diario: “Hijo de una modesta familia de clase media, Dante Delgado Rannauro llegó a ser en pocos años uno de los hombres más adinerados de Veracruz, gobernador sustituto de esa entidad, ahijado político de Fernando Gutiérrez Barrios e, incluso, uno de los primeros priístas que fue llamado a trabajar en la campaña de Ernesto Zedillo Ponce de León, a la muerte de Luis Donaldo Colosio, como secretario de Organización en el PRI.

“Sin embargo, apenas renunció al PRI y a la militancia política que le dio posición y fuero, Dante Delgado fue detenido por las mismas acusaciones que lo persiguieron durante los años de su encumbramiento económico y político: enriquecimiento inexplicable, tráfico de influencias, peculado y corrupción.

“Acusaciones todas ellas desdeñadas durante años, por provenir de políticos y partidos de oposición, pero que resurgen con algo que les faltaba para que se hicieran efectivas: el sello oficial”.

Más adelante reafirma: “…  su estrella política comenzó a declinar --según el propio Delgado lo cuenta--, a raíz de un diferendo que tuvo con el Presidente de la República Ernesto Zedillo, con quien --afirma-- tuvo discrepancias sobre la estrategia para encarar el problema social del conflicto en Chiapas, entidad en la que desempeñó su último cargo en la administración pública federal.

“Diferendo político que --sostiene Dante--, lo llevó a renunciar al PRI y a iniciar la formación de un nuevo partido político con la intención de competir en los comicios federales de 1997”.

“En sus proyectos de renovación, Dante Delgado pareció olvidar su historia como priísta. La que lo llevó de dirigente juvenil durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez a subsecretario de Gobierno con el mandatario estatal Agustín Acosta Lagunes, cuando en la Secretaría de Gobierno estaba al frente Ignacio Morales Lechuga.

“En 1985, Dante fue candidato a diputado federal y ya en la Cámara, el fallecido Alberto Mañueco lo acercó al grupo de Adolfo Lugo Verduzco, quien a su llegada a la dirección nacional del PRI colocó a Dante como presidente del PRI en Veracruz.

“En esta posición recibió a Fernando Gutiérrez Barrios y le coordinó su campaña a la gubernatura en 1986. Dos años después, cuando Gutiérrez Barrios fue llamado por Carlos Salinas a la Secretaría de Gobernación, Dante se convirtió en gobernador sustituto de Veracruz.

“A partir de entonces, el poder político y económico de Dante Delgado Rannauro crecieron como la espuma, pero también la fama de ser un político que utilizó el cargo para enriquecerse.

“Famosos fueron los casos de corrupción denunciados por los partidos de oposición cuando Dante Delgado gobernó Veracruz: Entre los más destacados está el haber hecho proveedoras casi exclusivas del gobierno a las empresas cementeras de su propiedad y de sus familiares, las cuales, se indica, se beneficiaron prácticamente de toda la obra pública.

“Pero cuando se habla de obra pública en Veracruz con Dante, no puede dejar de señalarse cómo se fueron abajo cuatro puentes por vicios en su construcción. Uno de ellos, el de La Antigua, se cayó al río el mismo día de su inauguración con todo y funcionarios presentes.

“Famosos fueron también los debates que cada año se dieron en el Congreso de Veracruz sobre los estados de la Cuenta Pública y los desvíos, anomalías e irregularidades denunciadas por la oposición sin que pasara nada”.


SALIÓ DE LA CÁRCEL POR PRESCRIPCIÓN

Don Dante pasó 15 meses en el penal de Pacho Viejo, Veracruz, por delitos de corrupción, habiendo causado un daño al erario público por un monto de 450 millones de pesos. Fue puesto en libertad mediante el recurso de prescripción del delito.

Fundó el partido Convergencia en 1998, del cual fue presidente nacional hasta 2006, cuando pasó a ser el presidente de su consejo nacional. El 2 de julio de 2006 fue electo como  senador por mayoría de la República Mexicana por el partido Convergencia.

En 2004 y 2010 fue candidato a la gubernatura del Estado de Veracruz por la coalición de los partidos PRD, PT y Convergencia, elecciones que perdió.

La revista Proceso, del 21 de diciembre de 1996 señala lo siguiente en una investigación periodística firmada por Gerardo Albarrán:

“Con Dante Delgado están detenidos Gerardo Poo Ulibarri y Porfirio Serrano, sus secretarios de Finanzas y Planeación y de Desarrollo Urbano, respectivamente Ninguno alcanza fianza por el delito de peculado, aunque también están acusados de abuso de autoridad e incumplimiento o abandono del deber legal Los dos exfuncionarios comparten, además, la acusación de tráfico de influencias.

“Dante Delgado está acusado de peculado por 450 millones de pesos El gobierno de Patricio Chirinos levantó cargos por la creación de asociaciones civiles, sociedades anónimas y patronatos para canalizar irregularmente recursos públicos que fueron ejercidos en forma desmedida y desordenada y en obras suntuarias, entre las que destacan la Plaza Acuario, el Museo Tecnológico y el Centro Cultural y Social Casino Veracruzano, este último en la ciudad de México También se presumen maniobras ilegales en la adquisición de cemento y luminarias, a lo largo de su cuatrienio, por volúmenes y montos exagerados”.

Hasta parte de lo publicado en Proceso.

En fin, como escribió Fernán Pérez de Guzmán (1377-1460) en su poesía Proverbios:

A la petición honesta
si te basta el poder,
callando con obra presta
debes luego responder.

Es virtud y muy loable
la justicia ejercitar,
mas de natura amigable
no menos el perdonar.

El que nunca fue regido,
nunca bien sabrá regir;
el que supo bien servir,
el se sabrá ser servido.


Por: Raúl Torres Salmerón

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Visto 63 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Noviembre 2017 15:26