Domingo, 29 Octubre 2017 23:47

Barbosa está enfermo, ¿podrá gobernar Puebla?

  • Ha sido diputado y senador plurinominal, nunca ha participado en una elección

Luis Miguel Barbosa, el flamante Coordinador de Organización Estatal del partido MORENA en Puebla -- eufemismo usado para no violar la ley electoral--, es el virtual candidato al gobierno del estado por los morenos.

Sin embargo, hay que destacar que Barbosa está enfermo y en ocasiones utiliza bastón pues le amputaron el pie derecho por una diabetes mal cuidada con una complicación de septicemia que lo tuvo al borde de la muerte en diciembre de 2013.

Además al hospitalizarse para curarse, las dos semanas previas a la fecha del corte del pie estuvieron rodeadas de misterio. Barbosa no es muy transparente que digamos. Es una costumbre arraigada de los políticos no confesar sus enfermedades y su estado de salud.

Algunos políticos perredistas y morenos consultados, así como un par de analistas, consideran que un gobernante para el estado de Puebla debe estar en condiciones óptimas físicas y mentales.

¿Alguien se ha imaginado un tumultuoso mitin, donde podría ser arrollado el candidato moreno al gobierno del estado, digamos en su natal Zinacatepec, allá por Tehuacán?

Puebla merece estar gobernada por hombres o mujeres que estén sanos. Las cargas en el gobierno son muy pesadas. En el caso de que el partido MORENA gane la elección de gobernador, posibilidad bastante elevada, son previsibles los riesgos y problemas que originan los políticos enfermos. Y más aún cuando ocultan sus enfermedades.

Asimismo, señalan que Barbosa ha sido diputado federal en la 58 legislatura y actualmente Senador de la República por la vía plurinominal. Es decir, no ha participado en ninguna elección, por lo que deduce que no es muy experimentado en esas lides, además de que su carrera política la ha hecho en la Ciudad de México. En Puebla Capital y zona conurbada no es muy conocido.

En vista del rechazo que se ha manifestado a su candidatura por morenos y buena parte de la sociedad civil, se augura que en el caso de que sea el candidato, perderá en las urnas.


ALGUNOS CASOS RECIENTES

En México se han registrado algunos casos de políticos enfermos y que ocultan sus males, pero que “sanan” con gran rapidez.

En noviembre de 2014, Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, tras una delicada operación a corazón abierto, a los dos días se informaba que gobernaba y estaba al pendiente de la seguridad del Distrito Federal. Y como de costumbre, se ocultó que el funcionario estaba enfermo con anterioridad.

El entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto fue operado de un tumor canceroso en la próstata y se ocultó la noticia. En julio de 2013, cuando despachaba como Presidente de la Republica fue intervenido quirúrgicamente para retirarle un nódulo tiroideo en el Hospital Central Militar.

En diciembre de 2013 se informó que AMLO fue operado en un Hospital Médica Sur de la capital del país pues tuvo un infarto al miocardio. La cirugía coronaria “fue exitosa”. El líder del Movimiento de Regeneración Nacional estuvo aislado muchos días antes y después.

El entonces gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa se ausentó en 2014 varias veces y negó estar enfermo. Un buen día los michoacanos se enteraron que le hicieron un trasplante de hígado.

En marzo de 2003, el Presidente Vicente Fox fue operado de la columna vertebral de acuerdo a sus voceros, una operación nada sencilla, pero salió muy pronto del hospital.


INICIATIVA DE JOSÉ ALARCÓN

Por estos casos y otros más que se han ocultado, vale la pena comentar una iniciativa de ley que presentó en 2005 el entonces diputado priísta poblano José Alarcón Hernández para reformar el artículo 82 Constitucional, donde propuso que debe exigírsele al Presidente de la Republica buena salud física, mental y psíquica, entre otras cosas.

Nunca se aprobó, pero dicha ley debería aplicarse a los candidatos a gobernadores. Hay que recordar que las enfermedades de los políticos afectan a miles de personas.

La propuesta era que los candidatos a Presidente de la República deberían ser examinados por un grupo de cinco médicos de diferentes especialidades, nombrados por insaculación en el Pleno del Consejo General del entonces Instituto Federal Electoral.

En fin, como dicen las coplas españolas de médicos y pacientes de Felipe Garrido:

Si el enfermo se te muere,
di que a ver a Dios se fue;
y piensa al cobrar, si cobras,
que a ti Dios te viene a ver.

Es la salud el capital,
que al mundo aportamos todos:
y derrochado por muchos
lo administran bien muy pocos.


Por: Raúl Torres Salmerón

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Visto 40 veces Modificado por última vez en Domingo, 29 Octubre 2017 23:55