Lunes, 16 Enero 2017 11:46

Priístas no se desaniman. Más sacerdotes enjuician a RMV

Pese a la situación actual, dirigentes y militantes, del Partido Revolucionario Institucional no se desaniman. Al contrario están listos para ganar la elección del 2018, sabedores que las circunstancias nacionales son muy cambiantes.

A nivel estatal, las circunstancias son más ominosas. Los maximatos y el recuerdo de uno quien lo ejerció en la Puebla de los 30 del siglo pasado de triste memoria, de nombre Maximino Ávila Camacho, avivan el deseo del cambio.  

Por ejemplo, Carlos Morales Álvarez, presidente municipal de Huejotzingo, tras anunciar la mejora del equipamiento urbano del municipio para invertir 70 millones de pesos, para regenerar el mercado y en el zócalo colocar concreto hidráulico, señala solamente a tres aspirantes al gobierno por el PRI: Juan Carlos Lastiri Quirós, subsecretario de la Sedatu; Alejandro Armenta Mier, diputado federal por Tepeaca y Enrique Doger Guerrero, delegado estatal del IMSS.

Comenta que el delegado de Sedesol, Juan Manuel Vega Rayet y el ex delegado de Sagarpa, Alberto Jiménez Merino, podrían ser Senadores de la República.

En su municipio menciona que hay por lo menos 11 aspirantes por el PRI. Por el PAN señala que hay tres que la quieren. Sobre Morena, dice que no figura nadie, ni siquiera oficinas tiene pero se percibe su presencia. En lo personal, Carlos Morales aspira a una diputación local, que buscará su tiempo.


ALEJANDRO ARMENTA MIER

En reunión de fin de año con un grupo de periodistas y columnistas, el diputado federal del PRI por Tepeaca, Alejandro Armenta Mier, reitera las críticas a su partido.

Debe haber un PRI fuerte, de exigencia, no de complacencia, asegura. Va por la candidatura al gobierno estatal pero dice no estar obsesionado. Asegura que es el priísta con menos negativos en las encuestas y mayor confianza. Obviamente hay otros más conocidos pero tienen muchos negativos.

Tiene un estilo desenfadado y de “echado para adelante” que cae bien a muchas personas, sobre todo los jóvenes.


JUAN MANUEL VEGA RAYET

EL delegado de la SEDESOL en el estado, Juan Manuel Vega Rayet, también en reunión de fin de año con columnistas, enumeró a cinco priístas quienes tienen la posibilidad de ser candidatos al gobierno del estado.

Menciona primero a cuatro. A saber, Enrique Doger Guerrero, Alberto Jiménez Merino, Juan Carlos Lastiri Quirós, Alejandro Armenta Mier. Interrogado por el quinto aspirante, se menciona él como aspirante. Los cinco tienen posibilidades, tienen capacidad y experiencia en política y en el servicio público.

Critica al PRI, no ha sabido ser oposición, está abandonado, donde ya no votan ni los seccionales pues los militantes reales están en extinción, no existe escuela de cuadros, el morenovallismo tiene cooptadas las estructuras. El PRI debe refundarse para volver a ganar elecciones.  

Por lo visto, pese a todo, los tricolores no se desaniman.


SEXENIO DE FRACASOS EN JUSTICIA SOCIAL

No solamente los sacerdotes jesuitas han hecho juicios sobre el sexenio del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

Existen otros que han externado sus opiniones. Es importante oír la voz de los guías espirituales de una gran mayoría poblana.

Para el coordinador de la Red de Pobreza de la Asociación de Universidades de la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL), Miguel Reyes Hernández, el sexenio de Rafael Moreno Valle fue un fracaso en términos de justicia social.

El académico de la Universidad Iberoamericana Puebla señala que en materia de pobreza no hay muchos avances.

Refiere que en esta administración estatal se han tenido más de ocho secretarios de Desarrollo Social, “mejoró marginalmente eso indicadores de pobreza, pero nada más”.

Otro grupo de sacerdotes católicos denunció que en su gestión como gobernador, Rafael Moreno Valle olvidó a la población indígena y a la que vive en pobreza.

Moreno Valle gobernó un estado sin indígenas, no los vio, los desapareció, asegura el sacerdote náhuatl Anastacio Hidalgo Miramón, presidente del Centro de Derechos Humanos Rafael Ayala y Ayala y coordinador del Colectivo para Migrantes Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Dejará un estado en quiebra, endeudado y con sufrimiento. En el sexenio reinó el culto a la apariencia, todo muy bonito pero inútil. Es el ‘el mal de blancos’, es decir, mucha construcción, mucha apariencia, pero en el fondo, ausencia.

En la mesa redonda “La Iglesia católica y los movimientos populares”, el popular padre Tacho lamentó que al final de sexenio Puebla esté convertido en un estado donde las fuerzas policiacas están orientadas a la represión, pero no a combatir la inseguridad que cada vez resienten más sus pobladores.

Mario Pérez Pérez, secretario ejecutivo de la Pastoral Indígena de México, consideró que en el sexenio morenovallista la atención se concentró en la ciudad, por lo que dejará una deuda con los pueblos originarios y la población que vive en pobreza.

Los hospitales en poblaciones rurales e indígenas, a la fecha operan con escasez de medicamentos y con personal que no está capacitado para atender a los usuarios que sólo hablan sus dialectos indígenas, asegura.

Gustavo Rodríguez, coordinador de la Pastoral de la Movilidad Humana, consideró que Moreno Valle dejará a Puebla más empobrecido, pues su gobierno estuvo orientado a obras “suntuosas” que dejaron dinero para unos cuantos, pero no mejoraron las condiciones de vida de la población, pero sí endeudarán a la entidad por las próximas décadas.

En fin, como dicen las coplas flamencas:

Siempre que yo canto, cuento
en mis coplas cosas mías.
Y a veces canto mis penas,
y a veces mis alegrías.

En todas las partes del mundo
sale el sol cuando es de día;
para mí sale de noche,
que hasta el sol va en contra mía.


Por: Raúl Torres Salmerón

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Visto 211 veces Modificado por última vez en Lunes, 16 Enero 2017 11:49